miércoles, 22 de agosto de 2007

Una olorosa perdida


SE BUSCA NARIZ DE PAYASO




Vista por última vez el 1 de agosto en Leganés.




Oh dios mío, ¡Que drama! ¿Cómo pudo pasar?

Las cosas marchaban bien: acababa de terminar el campamento, con un recuerdo muy bonito de los chavalucos, emprendía mis vacaciones a Lanzarote como de costumbre con mi naricilla preferida (la de payaso no, la otra) … y al volver a mi casa, y empezar a limpiar mi cuarto, me encuentro con una desgarradora sorpresa.

Mi nariz de payaso no esta. He removido tierra y aire (¿o se dice mar y tierra?), y no encuentro nada. Ni siquiera un nota de rescate.

Quizas sea hora de que cuente la historia desde el principio….

Corría el año 2006 (no hace tanto, ya lo se, pero queda bien decirlo), quizas fuera Septiembre u Octubre, cuando quede para tomar unas tortitas con nata sin nata con mi amigo, compañero y casi hermano Diego. Y digo hermano, porque nuestro vínculo es tan fuerte, y a la vez tan invisible (si nos vierais entenderíais lo que os digo), que solo podemos definir nuestra relación de ese modo.

¡Oh, que tonto soy! No os lo he presentado. Gente, este es Diego.




Como veis, le encanta hacer el payaso.

A lo que iba. Esa tarde, cuando aparcamos su coche, Diego me tiro una bola roja. La cogi al vuelo, gracias a mis reflejos superhumanos obtenidos en aquel programa de super soldado que hace tiempo que…uff, me estoy yendo del tema. Rebobinemos: Diego me lanza la “pelota”, yo la cojo al vuelo gracias a mis reflejos obtenidos en asuntos que nos os importan, panda de cotillas, y lo primero que dije fue: ¡ Que guapo, una pelotita anti-estrés!

Y así pasaron cinco minutos, yo tan feliz apretando mi pelotita anti-estrés hasta que me di cuenta que aquello no era lo que yo pensaba. Era una nariz de payaso. Fue un flechazo. Nunca nos volvimos a separar. Me acompañaba a todas partes: a la universidad, a los partidos de fútbol, a los ensayos del grupo (¿Cómo, que aun no nos habéis escuchado?), cuando salía a tomar algo…

Hasta que un día, llego la tragedia.

31 de Diciembre del 2006 (Si, aquel día cayó en Nochevieja). Mi nariz de payaso y yo nos encontrábamos rodeados de buenos amigos celebrando el fin de año en un Púb. Todos querían compartir mi felicidad y la de mi naricita, y me pedían un bis a bis con ella. Hasta que en una de esas, la pobre cayó al suelo (la dije que no bebiera después de aquel batido). Y ya no la volví a ver. Mis amigos y yo, conmocionados, comenzamos a iluminar nuestros móviles y mecheros buscándola, convirtiéndose el garito en algo parecido a un concierto de los Pecos. Pero ella no apareció.

Me quede solo y desamparado, culpándome de su desaparición. Arrastre mis penas por la universidad, por los partidos de fútbol, por los ensayos de mi grupo (¿nos habéis escuchado ya?)…

En una jornada universitaria cualquiera, sentado en una butaca de mi universidad, en la maravillosa facultad de Somosaguas, una encantadora chica llamada Débora, consciente de mi sufrimiento, y en un gesto que no olvidare jamás, abrió la palma de su mano y dijo: “la he comprado para ti.”

Y así es como conocí a la actual desaparecida, Nariz de Payaso II (Segunda, vamos). Con ella volvieron las risas, las ganas de hacer el tonto, la imaginación y los mocos (si, los mocos ¿os creéis que esta chupado hablar un rato largo con ella metida en las narices?).

Y ahora que ha vuelto a irse de mi lado, como si del abandono de una musa a su poeta se tratase, siento que desfallezco sin ella. ¡La necesito!
Por favor, si la veis, traédmela de vuelta. Os deberé un gran favor si lo hacéis.


Esperando buenas noticias, se despide vuestro desnarigado amigo.


P.D: por cierto, este vacío interior en mi parte nasal ha hecho que reflexione acerca de la siguiente cuestión: ¿Cuantos hay en el mundo como yo? ¿Cuántos tienen a esa bolita roja como amiga y compañera? ¿Estaríais dispuestos a posar con ella? ¡Pues adelante! Os prometo colgarlas aquí, mandadmelas a arkidev@hotmail.com

9 comentarios:

Loliquiturri dijo...

Jo, te entiendo perfectamente!
Yo nunca he perdido ninguna de mis naricillas, pero casi lloro cuando la primera, la mejor, la más querida de ellas empezó a estropearseme y tuve que abandonarla en casa y no sacarla de paseo más que cuando fuera imprescindible.
Con el tiempo me regalaron otra, que aunque no tenía tanta historía también llegó a pasar mucho tiempo conmigo.
Y por fín! Un día cualquiera encontré la naricilla perfecta, pequeñita y graciosa y desde entonces se viene conmigo a todas partes, pero tiene el mayor privilegio pues fue con ella y sólo con ella con quien me estrené como clown sobre las tablas...
Aaaaaaaaaaaaaaainssss
¿Fotos?
Ahora te envio!


PD: Estaré alerta, si la veo rebotar por estos lares te la envio urgentemente!

Javivi dijo...

Espera un momento, recuerdo algo de aquel programa de super soldados... te dijimos que era top secret, only for your eyes, no debiste hablar de ello en público. Te has ganado como castigo un paseíto por el programa Arma X, y sin Adamantium. Con dos cojones...

Y yo no tengo nariz de payaso, lo siento... aunque si me pillas hace un par de días me hago una foto con el pedazo de grano que me salió en la nariz, que para el caso, casi es lo mismo ;)

No te preocupes, seguro que dentro de nada llega hasta ti otra naricilla de payaso para llenarla de historias (y de mocos).

Un saludito!!

Kokolín, de Jesmar dijo...

Lamento tu pérdida. Prometo que si los secuestradores la han traído hasta Cádiz, encontraré tu nariz de payaso y te la mandaré. Es lo menos que puedo hacer por un hombre desesperado.

Frikisaludos

Diego dijo...

Removeremos Roma con Santiago...o como se diga para encontrar tu nariz. Pongamos todos una nariz de payaso en nuestra vida, una sonrisa, y sonriamos al mundo con nuestra nariz de payaso...porque como dice Rosana " A poquito que sonrias, se contagia la mía " Te quiero hermanito.

NaCho dijo...

Q pasa compañero!! q perdida mas grande lo de la nariz :(, me acuerdo de el buen rato q pasamos en casa del risitas haciendonos fotos con la nariz, x cierto, haber si te las puedo mandar ahora!!

No te deprimas q seguro q termina apareciendo.

Saludos!!

Blue Elf dijo...

Entiendo tu perdida... es mas buscare hasta el cansancio...

En apoyo a la causa prometo conseguirme una nariz de payaso para posar y enviarte las fotos...

Seguire buscando... quizas llego a Uruguay...

DaniSpaghetti dijo...

Pataliebreeeee!!

Yo te voy a proponer algo: que la nariz de payaso traspase las barreras nacionales, extiende tu pasión más allá de una mera frontera, vamos a conseguir que el mundo entero ansíe poseer una de esas pequeñas bolitas rojas.

Y esta internacionalización de la nariz de payaso la voy a comenzar yo consiguiendote una graciosa y guasona nariz italiana!!!

Yeaaahh... y pasate (mejor, pasaros) por mi blog, que por fin he actualizado!!

Nova 8 dijo...

vaya por dios, ya sabremos qué regalarte en tu próximo cumpleaños, un séquito de narices de payaso, así siempre tendrás repuestos para las narices desaparecidas :)

El Estujador dijo...

¿Vos te acordás de un tal Sr. Luzbelito?